El Complejo de Brummel es un término utilizado en contextos informales, para referirse a una persona con importantes deseos de llamar la atención a través de su vestimenta. Una persona con este complejo tiende a arreglarse de manera muy llamativa y extravagante, muchas veces incluso descontextualizada. Para algunos, sencillamente son personas fanáticas de la moda y el verse bien. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se trata de individuos con muy baja autoestima y, por ende, poca valoración personal. Así, una persona con Complejo de Brummel debería asistir a un proceso psicoterapéutico, con el fin de mejorar su auto-concepto y valorar sus cualidades más allá del aspecto físico.

¿Qué es el Complejo de Brummel?

El término ‘Complejo de Brummel’ hace referencia a la historia de Georges Brummel, un miembro de la realeza inglesa en el siglo XVIII. Este hombre era conocido por su extravagante estilo de vestir, siendo un auténtico dictador de la moda en su tiempo. Actualmente, el Complejo de Brummel es utilizado para hablar de una persona que viste de manera muy llamativa pero que, en el fondo, esconde una muy baja autoestima.

Para identificar a un individuo que padezca este Complejo, podemos fijarnos en ciertas características resaltantes de su conducta. Así, suele tratarse de personas con poco sentido del ridículo, ya que no les importa utilizar un vestuario totalmente descontextualizado. Por ejemplo, podrían vestirse con traje de gala para ir a la playa, a pesar de no ser adecuado al clima. También, estas personas muestran un gran deseo de ser vistos y les importa mucho la opinión de los demás.

El aspecto físico en la evaluación psicológica

Es importante saber que, el Complejo de Brummel no se encuentra en ningún manual diagnóstico, pues no constituye un trastorno en sí mismo. Más bien, se trata de un término popular que puede ser utilizado en contextos informales. Dentro de un ambiente clínico, podríamos hablar de este comportamiento como ‘un sentimiento de inferioridad y posible baja autoestima, sobrecompensado con extravagancias en la vestimenta’.

Aun así, esto no quiere decir que en la entrevista psicológica y psiquiátrica no sea importante evaluar el aspecto físico de una persona. En este sentido, la apariencia del individuo que asista a consulta puede dar indicios de un posible trastorno. Por ejemplo, según Carlat (2016), un hombre desaliñado que vista capas de ropa absurda y no combinada podría padecer de esquizofrenia. De igual forma, una mujer extravagante, vestida seductoramente, con maquillaje brillante y que tenga exceso de energía sugiere que se encuentra en estado de manía.

Relación entre la autoestima y el aspecto físico

El auto-concepto tiene que ver con el conjunto de conocimientos que las personas tienen sobre sí mismas. El auto-concepto se constituye a través de distintos aspectos, el desarrollo social, espiritual y psicológico del individuo es relevante para la construcción de la autopercepción. Pero, cuestiones más superficiales, tales como las posesiones materiales y la apariencia física también juegan un importante papel en el auto-concepto.

Test del autoconcepto de Rosenberg

En este hilo de ideas, la autoestima es la evaluación que la persona realiza sobre su auto-concepto, englobando los sentimientos de respeto y valor sobre sí misma. A través de la historia se ha demostrado que el ser humano expresa gran parte de su identidad a través del cuerpo, desde épocas inmemorables ha manifestado inquietud por la moda y la vestimenta. Por esto, nuestro arreglo personal está vinculado a la autoestima y manifiesta quienes somos realmente. Cuando se tiene una baja autoestima, el individuo no se acepta tal y como es, por lo que busca agradar a otras personas para obtener validación externa. Entonces, el Complejo de Brummel podría tratarse de una necesidad desesperada por llevarse los halagos y las miradas de otras personas.

¿Cómo potenciar la autoestima?

Tomando en cuenta que, la autoestima se relaciona con la valoración del auto-concepto; la raíz de una autoestima saludable tiene que ver con la propia identidad. Por ende, el primer paso para la potenciación de la autoestima, tendría que ver la con la exploración de la quiénes somos, con el fin de generar autoconsciencia. Asimismo, una persona con una autoestima sana será capaz de aceptar sus cualidades positivas e intentar mejorar sus cualidades negativas, sin culpabilizarse en el proceso.

Por otra parte, las relaciones del individuo con el mundo exterior forman una base importante en la constitución de la autoestima. Entonces, la mejoría de las habilidades sociales estaría relacionada con una elevación de la autoestima. Por lo general, una persona con Complejo de Brummel siente que no será fácilmente aceptada por los demás. Por tanto, utiliza el aspecto físico como una herramienta para conseguir la atención de las personas a su alrededor. De este modo, la psicoterapia debería orientarse a mostrarle al individuo sus capacidades personales para interactuar. Como consecuencia, la vestimenta ya no sería utilizada como una fachada para presentarse ante el mundo, consiguiendo vínculos mucho más genuinos.

Complejo de Adonis: 10 características

Referencias

  • Carlat, D. (2016). La entrevista psiquiátrica y el examen mental. 4ta ed. Wolters Kluwer.
  • Gobierno de La Rioja. (2005). La Autoestima. Consejería de Juventud, Familia y Servicios Sociales. Colección: Servicios Sociales Serie: Didáctica Nº1.
  • Sánchez, L. (2018). Complejo de Brummel: sometida al dictado de la moda. Diario Femenino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *